Ser

Y se llega a sanar la raíz de todo conflicto reconociendo la paz y el amor sin límites que eres. Reconociendo esa plenitud original no hay conflicto, no hay carencia, no falta nada. Es una completa riqueza interior, al conectar con el ser que hay en ti. No depende de las circunstancias externas cambiantes.

Meditación en el ser

Una de las principales causas del sufrimiento es la insatisfacción. Mientras nos identifiquemos con el pensamiento limitante, que es la voz del ego, la mente experimentará miedo e inseguridad. Ese pensamiento limitante se traduce en "yo soy esto o aquello", otorgándole a ser una cualidad determinada y concreta, cuando el estado de ser puro es indeterminado e inconcreto, es uno con la totalidad, con lo absoluto. Y así no hay nada que se le oponga o le reste. Cuando la mente se une con el ser, medita en la realidad de su esencia. Al reconocerse el ser brilla la paz y la dicha en su plenitud, pues se entra en contacto con la auténtica felicidad, aquella que no puede cambiar, aquella que no es impermanente, sino siempre perfecta y plena.

Ahora

A cada instante puedes reconocer la verdad manifestándose. Nada es tan sencillo como eso. Mirar, escuchar, caminar... Y cada movimiento, cada sonido escuchado, cada mirada, pertenecen a algo sagrado llamado 'ahora', un acontecer que misteriosamente sucede, aquí, desde tu conciencia testigo, donde la vida es y late y vibra. La conciencia es el espacio vacío donde todo surge, nace y muere, se transforma. Un espacio impersonal que no tiene límites, ni juicios, ni etiquetas. Un espacio que se abre a lo inmenso inexplorado, a cada acontecer, a la verdad pura de este momento presenciado.

Entradas al azar

Entradas populares